La importancia del dibujo en el desarrollo infantil

Fecha publicación: 
09/04/2019
categoria: 

 

El dibujo infantil es un medio de comunicación y expresión a través del cual el niño empieza a ser capaz de representar la realidad que le rodea. En sus inicios, el dibujo aparece como parte del desarrollo de la actividad motora y los dibujos se limitan a reproducir los movimientos de la mano.

La relación entre el juego y el dibujo es muy estrecha ya que los niños disfrutan expresándose a través de sus dibujos o experimentando con los colores y las formas. Durante la infancia, los niños dedican mucho tiempo a dibujar como parte de su tiempo de juego ya que resulta una actividad muy placentera para ellos.

El dibujo contribuye al desarrollo de 3 áreas fundamentales para el desarrollo temprano del niño: la motora, la cognitiva y la emocional.

- Dibujando los niños aprenden a controlar sus movimientos y son capaces de adquirir una motricidad fina adecuada para desarrollar futuras habilidades como la escritura.
 

- El dibujo tiene un indudable componente cognitivo ya que permite a los niños reflejar su comprensión del mundo y la realidad.  Además, fomenta la creatividad y la imaginación. 
 

- El aspecto afectivo es muy importante, ya que en sus dibujos los niños pueden representar aquello que les preocupa, aquello que desean o las cosas que les interesan. El dibujo ayuda a los niños a expresar emociones que ellos mismos no sabrían expresar con sus palabras.

El dibujo infantil va pasando por diferentes fases:

- Los primeros dibujos de los niños consisten en los llamados “garabatos” y tienen lugar alrededor de los 18 meses de edad. Éstos consisten en líneas rectas o curvas que se repiten y que no representan nada reconocible. En esta edad es importante no pedir a los niños que dibujen o copien. Lo más importante es animarles a dibujar en hojas en blancas para que poco a poco vayan experimentando con las pinturas (primero empezar con ceras gruesas y progresivamente introducir lápices más finos).

- Entre los 2 y 3 años, el niño imita líneas horizontales, verticales, posteriormente va incluyendo líneas onduladas y círculos. A partir de los 2 años intentan representar o copiar la realidad, pero aún no tienen la habilidad suficiente para que sus dibujos tengan un parecido representativo.

- Entre los 3 y 5 años, el niño ya ha mejorado habilidades motoras como la precisión en el trazo o el agarre correcto del lápiz. Además, cuando dibuja tiene una intención concreta y pone nombre a lo que dibuja. Hacia los 4-5 años logran dibujar algunos objetos como casas, árboles y ya puede distinguirse la figura humana, aunque todavía se aprecia desproporción en las partes.

- A partir de los 6 hasta los 8 años, los niños intentan que sus dibujos se acerquen a la realidad, comienzan a incluir detalles y a utilizar los colores.

- De los 9 hasta los 12 años el niño ha alcanzado una madurez motora que le permite que sus dibujos sean cada vez más realistas. Comienzan a tener en cuenta aspectos como la perspectiva, las proporciones y la superposición.

 

¿Por qué es importante que los niños dibujen?

En Kidáctica consideramos que el dibujo es una herramienta educativa fundamental, por ello todos los días damos a los niños la oportunidad de crear constantemente. A veces podemos hacerlo a través de murales conjuntos, otras utilizándolo para trabajar un cuento, también como dibujo libre individual…A través de los dibujos, podemos interpretar qué piensan, cómo se sienten o cómo ven el mundo que les rodea. Dibujar les ayuda a desarrollar la sensibilidad y es una vía estupenda para trabajar sus emociones.

También disfrutamos exponiendo sus trabajos en nuestras paredes y murales. Son un elemento más de la decoración del centro y a los niños les encanta ver que las cosas que hacen son valiosas. Otras veces se llevan a casa el mural realizado en grupo, cada día un niño diferente. Este pequeño detalle les ayuda a mejorar su autoestima.

La creatividad y la imaginación son pilares esenciales en la educación de los niños. Desde pequeños hemos de estimular su capacidad creadora, sin poner límites y sin corregir sus dibujos, valorando si se parece o no a la realidad.  

                                                                                             dibujo infantil

Marta García López
Departamento Psicopedagógico
KIDÁCTICA, aprendizaje y comunicación